lunes, 8 de marzo de 2010

Una dedicatoria

Ayer, mientras nuestro coche aguantaba la nevada escuché esta canción. Desde allí, en medio del puerto, dejamos de ir a Madrid y nuestras mentes se marcharon a Cádiz. Después, me acordé de Berrendita, que la echa de menos, y de Guarismo, que siempre que vuelve de vacaciones se la lleva puesta. Para vosotros, por llenarme de mensajes subliminales la cabeza.



(El vídeo no me gusta y la calidad del sonido no es buena, pero es lo mejor que pulula por Internet)

3 comentarios:

berrendita dijo...

Ole mi niña!! Esas Habaneras, con letra de Antonio Burgos y en la voz de Pasión Vega y Carlos Cano son el alma de Cái destilada.
Gracias, gracias, gracias. :)

berrendita dijo...

p.d. Y el corazón en un puño, Martita, viendo las torres y las azoteas, el Campo del Sur, la Caleta y su blanco balneario, Puerta Tierra, el Carmen y los baluartes.... te juro que ahora mismo me huele a sal, a madrugada atlántica con el mar susurrando nombres bajo mi ventana.
Besos, empapadicos de nostalgia. :)

Guarismo dijo...

GRACIAS, Marta, por citar a Guarismo, por acordarte de mí al recordar mi tierra, Cái... Allí estuve este fin de semana, con una jartá de agua. ¡Cómo llovía! En cuatro horas, el sábado, se inundó media provincia; especialmente Chiclana y alrededores: casas inundás, ríos desbordaos, carreteras cortás, playas destrozás... ¡qué pena!

Pondré fotos en breve.

Aquí tienes otra habanera, la de los ojos cerraos, también de Pasión Vega y Cái:

http://www.youtube.com/watch?v=HzcoFQR7hTw

Un abrazo, niña.

Miguel