jueves, 24 de enero de 2008

La rata trepadora


Hace frío en casa, mucho, aunque hoy la vecina se ha portado y nos ha dado la calefación. Aún así me da pereza ponerme a estudiar. ¿Para qué?... pues supongo que para no hacer tanto el ridículo cuando mañana el profesor de Economía me pregunte cosas que no entienda bien y no sepa responder. Uf, qué rollo de asignatura y de profesor y de Universidad. Yo quiero ser periodista, por favor, no esperta en Economía. Y si se me atravesó en español (mis llantos y mis enfados y mis horas de estudio me costaron para llegar al 7) pues en italiano se puede multiplicar por 3.
Así que tengo la cabeza hecha un lío entre las ideas en español y las palabras en italiano. Y recordar que en vez de hablar de inversiones tendré que hacerlo de "investimenti", y que cuando me ponga a escribir sobre la distribucion de la renta será del "reddito"... en fin un lío.
Pero mañana también viene Ana. Tengo visita de Pàst, que lleva unos días de turista solitaria por Roma en plan viaje de reposición de ideas. Y me muero de ganas de verla, aunque no hace ni un mes que estuve con ella. Y ahora que está tan cerca, en el mismo país, y me dice que no entiende na de italiano, pues tengo más ganas de verla.
Pero eso mañana. Ese día que empezará cuando salga el sol y suene la alarma a las 8. Porque hoy, ahora, me voy a poner a estudiar. Pero antes le voy a dar un trozo de queso a la rata, que está enfurruñada porque hoy no se ha paseado por el piso con su bola y no hace más que morder los barrotes y sacar las manos hacia afuera.

3 comentarios:

berrendita dijo...

Feliz día, Martita. Déjale queso a la rata, por si tardas mucho en volver mientras le enseñas Lecce a tu amiga.

UN besazo.

estrella de mar dijo...

NOTICIAS:

- La rata contenta y trepando en su jaula
- Mi amiga llegó bien, aki comiendo mandarinas con lecce condensada
- Mi examen suspenso... el profesor me quería ver otra vez en San Valentín (bohhh será q le gusto)
- Mañana vamos a Gallipoli, la Cái italiana.

berrendita dijo...

Dios!! la envidia me corroe. Amiga poniéndose morada de dos cosas que me quitan el sentido, suspenso romántico y visita al simulacro de Cái a orillas de las aguas mediterráneas. ¡¡Llévame contigo, Martita!!