martes, 19 de agosto de 2008

Pasando olímpicamente (de todo)


Soy una persona como otra cualquiera. Cuando tengo sed bebo, cuando tengo hambre como. Cuando pienso algo suelo decirlo. No tengo por costumbre meterme en la vida de nadie. No veo los programas de corazón ni me gustan las películas de terror. Hay días que tengo ganas de llorar. Otros, estoy feliz sin razón aparente. Me gusta vaguear pero soy trabajadora. Hablo mucho, por los codos, y meto algún que otro "Martazo". Tengo amigos repartidos por toda España y parte de Europa, a los que echo de menos cada día de la semana. Estoy soltera y sin compromiso.
¿Y si a mí no me importa mi propia vida porqué le importa tanto a otra gente?
¡Que el mundo se pare, que yo me bajo!

4 comentarios:

berrendita dijo...

Será porque esa gente no tiene vida propia, Martita. ;)

Un beso. Preciosa foto, añado.

Guarismo dijo...

Marta, no te conozco lo suficiente pero, si le importas a tanta gente y tienes amigos en medio mundo, será por algo, ¿no? (como ves, disiento del comentario de Berrendita). Será porque tú te lo mereces y no te quieren porque sí. Te quieren por tu encanto, que adivino...

Deja que el mundo ruede y ruede y no te bajes. Te puedes arrepentir. Me darás la razón pronto, ya verás (pronto no es necesariamente mañana, aclaro).

Un abrazo, estrella de los mares...

Miguel

estrella de mar dijo...

Hay razón en lo que decís. De todas formas hoy no quiero bajarme del mundo, sino sujetarme bien fuerte.

Será porque dos mujeres se bajaron de golpe, con otros ciento setenta y tantos... y los números fueron caras.

Y hoy no sé si será porque cuatro personas se han echado a llorar y yo no podía hacer nada para ayudarlas, pero hoy tenía más ganas de vivir. Y de llorar.

Y de salir... me voy de cañas si en algún momento me dejan de llamar de redacción y puedo estar tranquila (que 13 horas laborales ya están bien, digo yo... )

Javier dijo...

Lo que has escrito se parece a la letra de la última canción de Enrique Morente http://www.youtube.com/watch?v=aR9EeEEvqXc