domingo, 2 de noviembre de 2008

Al amanecer


Algunas veces está bien tirarte al precipicio. Seguir la corriente y dejarme llevar. Sentirnos bien. Dormir poco. Notar que amanece cogida de tu mano. Darte un beso en tus orejas congeladas. Querer secuestrarte. Sentir el frío. Y caminar. Y arriesgarse.

Fue bonito. Puede serlo.

4 comentarios:

Pedro dijo...

Lanzate al vacio siempre que lo necesites, pero no olvides nunca el paracaídas, por si acaso. Sólo los que arriesgan, ganan, pero con inteligencia y que nunca falte el entusiasmo.
Suerte en este nueva etapa de tu vida.
Un beso.

javixu dijo...

Siempre me gustó mucho Amelie.
Y me gusta tu entrada porque siento que fué bonito.
Y tu también te acostarás hoy con un nuevo post.
Nos vemos entonces no?
Madrid, Zamora, quién sabe...

Besitos

adoquinarios dijo...

Martita, intuyo que ha pasado algo bueno en tu vida por lo que me alegro de corazón.

"Seguir la corriente y dejarme llevar. Sentirnos bien. Dormir poco". Has dado en el claro (mejor dicho escrito) lo que necesito para "cambiar" esas pequeñas cosas.

Un besazo cielo.

P.D: Amelie, una de las pelis mas dulces y delicadas que he visto.

Ana dijo...

Bellas sensaciones todas.. claro que si!
Un beso!