miércoles, 8 de octubre de 2008

Neo, nuevo, nuevísimo

Comienzo mi etapa madrileña. Ser un culo de mal asiento me ha llevado a trasladarme de nuevo, esta vez por dos años y algo más cerca. Dos horas y pico bastan para separarme de mi familia, porque a los amigos hace tiempo que los tengo desperdigados.

Mi gran habitación de techos altos es ahora un cuchitril que comparto con Cris, una gallega que está haciendo que se me pegue el acento y me olvide de que se puede decir "he venido" y no sólo "vine". Tengo 400 posibles amigos, con los que vivo en el Johnny, una institución en lo que ha colegios mayores se refiere.

El olor continuo a porro no me aparta de mis nuevas tareas, no crean. Me trago mi hora y pico de tren para ir a mi facultad en Fuenlabrada. Sólo tengo un amigo allí, pero én dos días de clase no está nada mal. Los lunes serán un caos: nueve horas seguidas de clase. Y es que mi propósito este año es ser mejor estudiante y aprender todo lo que olvidé el año pasado.

No quiero acabar en un periódico de mala muerte haciendo un trabajo que no me aporte nada. Ahora me toca decidir mi futuro, como en el anuncio de las fuerzas armadas. Y, por el momento, mi futuro próximo es una escapada a Bruselas. Cojo fuerzas y regreso. A por todas.

7 comentarios:

Ana dijo...

Pues nada chica... a estudiar y a conseguir tus objetivos en la vida!
Un beso!

Guarismo dijo...

Pues, ánimo y a estudiar, que es lo que te toca. Luego vendrá lo demás.

javixu dijo...

Pues ánimo y a disfrutar de todo lo que la gran ciudad puede ofrecerte.
Feliz viaje y feliz curso.
Besitos!

Inmoderadamente moderado dijo...

Mucha suerte en tu nueva andadura. Que el destino te sea propicio. Un beso.

berrendita dijo...

¡Cómo cambia el cuento, Estrellita! Cuando yo estaba en Madrid, el Johnny sólo era de chicos, pero dejaban subir a chicas a las habitaciones, cosa que en otros colegios no pasaba. Recuerdo las noches de jazz y de flamenco, ls juergas por los pasillos, las pintas de los progres, los ratos buenos que dejé entre aquellas cuatro paredes.

Un beso, buena ruta por Bruselas y suerte en esta nueva singladura.

jmá dijo...

No sé cómo pero he llegado a tu blog. Saludos desde Valencia de Don Juan.

Esther dijo...

Pues, como escribes de bien, yo no creo que acabes en un periódico de mala muerte como dices. Ni mucho menos. A por todas, y toma impulso! =)