viernes, 24 de abril de 2009

Autobús con destino: Salamanca. Salida del Andén 5

Cuando recibes la llamada nerviosa de tu hermano
Cuando tú estás en un sitio y tu familia en otro
Cuando te necesitan allí, para que estés sin más, sin hacer nada.
Hay que dejar todo a un lado y correr.

Guardarse las lágrimas, animar a la gente. Sonreír a los demás.

Y dejarte animar. Agradecida.

"Autobús con destino: Salamanca. Salida del Andén 5"

4 comentarios:

hatoros dijo...

PERFECTO. QUE TE SEA LEVE. NO PIENSES Y ANIMO.
UN ABRAZO

AU dijo...

Animo mujer, y recuérdalo, para otra vez coge trenes ;)

Esther dijo...

Es verdad, tú en un sitio y tu familia en otro. Es como la canción de Amaral, salir corriendo...

Si te dejas, yo también te doy ánimos (:

berrendita dijo...

Martita: En Salamanca puedes hacer parada cuando quieras. Tienes techo, sábana, cuenco. Y a esta berrenda, para lo que necesites.

Mil besos y mucho ánimo. :)